Nuevas recetas

Mordeduras durante el descanso: Miami

Mordeduras durante el descanso: Miami


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La reputación de Miami como paraíso gastronómico no es ningún secreto. Los visitantes hambrientos acuden en masa a Prime 112, Yardbird, The Bazaar y Joe's Stone Crab para cenar con estilo y ver la escena de South Beach. Pero cuando visito Miami, tengo una estrategia ligeramente diferente. Mis bocados favoritos provienen de lugares pequeños elogiados por los lugareños y menos conocidos por los turistas, el tipo de lugares a los que irías si realmente vivieras en Miami. El mejor bocado hasta ahora viene en forma de una especialidad venezolana de un acogedor café llamado European Corner que no vende comida europea en absoluto. El pequeño engaño es parte del encanto.

Foto de Amanda Shulman

Si bien su nombre sin duda sugeriría comida de inspiración europea, este café de la esquina sirve cocina tradicional venezolana. Mi amigo, que resulta ser venezolano y de Miami, me llevó aquí y me reveló lo que tendré como una verdadera joya de mis viajes, un lugar que de otra manera me hubiera perdido por completo. Nos dimos un festín con arepas, sándwiches tradicionales venezolanos, unidos por dos empanadas a base de maíz y rellenos con una variedad de rellenos. El ganador fue relleno con carne asada desmenuzada y una montaña de queso blanco salado rallado. La arepa en sí tenía un interior esponjoso y un bocado inicial leve y crujiente. Un acompañamiento de alfajores, simples galletas de azúcar que se intercalan con una pizca de dulce de leche, son un acompañamiento necesario. Las galletas eran mantecosas, ligeramente desmenuzables y con un profundo sabor a caramelo. Las vacaciones de primavera ciertamente tienen un sabor dulce.

Foto de Amanda Shulman

La publicación Bites Over Break: Miami apareció originalmente en Spoon University. Visite Spoon University para ver más publicaciones como esta.


Vea Miami a través de los ojos de la galardonada chef Michelle Bernstein

Cuando piensas en Miami, ¿en qué piensas? ¿Un lugar para tomar el sol con una bebida helada en la mano y millas de playas de arena a sus pies? ¿Un lugar donde los ritmos del baile de salsa y los sabores internacionales crean una energía tangible y una vibrante vida nocturna? Este es el Miami que ves en las películas y escuchas en las canciones. Este es el Miami que todo el mundo conoce.

Pero Miami es mucho más que esto, especialmente cuando se trata de comida. Adelante, tómate ese pi & # 241a colada congelado, pero no te detengas ahí. Hay & # 8217s todo un mundo de cocinas, desde el Mordiscos de fusión latina que la chef Eileen Andrade está cocinando en West Kendall a kosher babka, hecho en un espacio industrial libre en el distrito de las artes de Wynwood.

Y es imposible hablar de comida y Miami en la misma conversación y no pensar en la chef Michelle Bernstein. La ganadora del premio James Beard, autora y nativa de Miami se ha ganado un gran reconocimiento por su enfoque simple pero sabroso y se ha convertido prácticamente en un nombre familiar a lo largo de los años.

Ella todavía se mantiene ocupada en la cocina con su café # 233, Crumb on Parchment, en el Miami Design District, que dirige con su esposo y socio comercial, David Martínez, y también es la presentadora del canal local 10 & # 8217s SoFlo. Taste y la serie ganadora del premio Emmy Check, Please! Florida del sur en PBS. En otras palabras, ella es una experta en la cocina del sur de Florida y una opción obvia para compartir todo lo que hay que amar de Miami.

Mi esposo y yo nos mudamos al Upper East Side de Miami hace 12 años cuando estábamos listos para abrir nuestro primer restaurante propio. Las casas en esta parte de Miami definitivamente tienen un ambiente arquitectónico más moderno, y las calles están llenas de minoristas contemporáneos y pequeños restaurantes de propiedad individual, pero aún así es increíblemente conveniente: estamos a ocho minutos del aeropuerto y a seis minutos de Miami Playa.

Encontramos un espacio perfecto que era asequible y fácil de renovar y se convirtió en Michys. Y la misma semana que encontramos un hogar para nuestro restaurante, encontramos un hogar para nosotros que estaba literalmente a cinco minutos en bicicleta de Michys. Es una pequeña casa de la década de 1930 con puertas corredizas de vidrio, árboles frutales en flor y paz, algo que realmente espera con ansias cuando esté en el negocio de los restaurantes. Y lo mejor de todo, nuestro hijo, Zach, puede pasear por el vecindario recogiendo flores para su colección sin que le griten a diario.

Pero este es solo un pequeño rincón.

Un viaje rápido por el bullicioso centro de la ciudad muestra el extraordinario diseño de Freedom Tower, nuestra Ellis Island of the South. A solo un par de cuadras se encuentra nuestro nuevo Perez Art Museum Miami & # 8212 su paisaje es tan moderno e impresionante que casi ni siquiera tiene que entrar para ver la obra de arte, ya que lo que verá al aire libre lo dejará ocupado durante horas. de punta. Incluso el restaurante Verde frente al mar bajo las plantas colgantes es una experiencia.

Para mí, el centro es el punto central de nuestra ciudad, especialmente Wynwood, a solo cinco minutos al noroeste. Hace unos años, el gran difunto Tony Goldman, a quien consideraba un querido amigo, creó Wynwood Walls, un parque urbano lleno de murales de artistas de todo el mundo, y tuvo la previsión de desarrollar gran parte del área.

Se ha convertido en un refugio para los peatones amantes del arte, los viajeros internacionales y, lo mejor de todo, las familias. Nos encanta llevar a nuestro hijo a tomar un helado, pasear y echar un vistazo a su pared de flores favorita. Zak el panadero abrió sus puertas y cambió la forma en que toda la ciudad veía y comía pan y comida del Medio Oriente como la conocíamos. Y cuando el chef Brad Kilgore abrió Alter, realmente abrió nuestras mentes a una cocina completamente nueva experimentada a través de sus ojos y paladar.

Pero si bien Wynwood es increíble, no se pierda un lugar que tenga lo que considero el mejor ambiente, sonidos, cultura y ritmo. Los lugareños lo llamamos La Sawesera, Calle Ocho o La Pequeña Habana, y usted simplemente no puede evitar bailar, sonreír y quedarse boquiabierto. Domino Park es el centro de todo, donde encontrará a los lugareños jugando al dominó y al ajedrez, pero no hable, no pregunte y, por favor, no rompa su concentración, ¡confíe en mí!

Desde antes de que pudiera llegar al mostrador, he estado comiendo en Little Havana y La Camaronera Seafood Joint & amp Fish Market. Esos camarones fritos son los mejores del mundo & # 8212 sumérjalos en salsa tártara y su salsa especial de habanero y Oh hombre! Y asegúrate de probar su minuta sándwiches & # 8212 pequeños filetes de jurel fritos a la perfección absoluta entre suaves rollos de sándwich cubano con cebolla, ketchup y quién sabe qué más, pero honestamente, no te importará después de un bocado.


Vea Miami a través de los ojos de la galardonada chef Michelle Bernstein

Cuando piensas en Miami, ¿en qué piensas? ¿Un lugar para tomar el sol con una bebida helada en la mano y millas de playas de arena a sus pies? ¿Un lugar donde los ritmos del baile de salsa y los sabores internacionales crean una energía tangible y una vibrante vida nocturna? Este es el Miami que ves en las películas y escuchas en las canciones. Este es el Miami que todo el mundo conoce.

Pero Miami es mucho más que esto, especialmente cuando se trata de comida. Adelante, tómate ese pi & # 241a colada congelado, pero no te detengas ahí. Hay & # 8217s todo un mundo de cocinas, desde el Mordiscos de fusión latina que la chef Eileen Andrade está cocinando en West Kendall a kosher babka, hecho en un espacio industrial libre en el distrito de las artes de Wynwood.

Y es imposible hablar de comida y Miami en la misma conversación y no pensar en la chef Michelle Bernstein. La ganadora del premio James Beard, autora y nativa de Miami se ha ganado un gran reconocimiento por su enfoque simple pero sabroso y se ha convertido prácticamente en un nombre familiar a lo largo de los años.

Ella todavía se mantiene ocupada en la cocina con su café # 233, Crumb on Parchment, en el Miami Design District, que dirige con su esposo y socio comercial, David Martínez, y también es la presentadora del canal local 10 & # 8217s SoFlo. Taste y la serie ganadora del premio Emmy Check, Please! Florida del sur en PBS. En otras palabras, ella es una experta en la cocina del sur de Florida y una opción obvia para compartir todo lo que hay que amar de Miami.

Mi esposo y yo nos mudamos al Upper East Side de Miami hace 12 años cuando estábamos listos para abrir nuestro primer restaurante propio. Las casas en esta parte de Miami definitivamente tienen un ambiente arquitectónico más moderno, y las calles están llenas de minoristas contemporáneos y pequeños restaurantes de propiedad individual, pero aún así es increíblemente conveniente: estamos a ocho minutos del aeropuerto y a seis minutos de Miami Playa.

Encontramos un espacio perfecto que era asequible y fácil de renovar y se convirtió en Michys. Y la misma semana que encontramos un hogar para nuestro restaurante, encontramos un hogar para nosotros que estaba literalmente a cinco minutos en bicicleta de Michys. Es una pequeña casa de la década de 1930 con puertas corredizas de vidrio, árboles frutales en flor y paz, algo que realmente espera con ansias cuando esté en el negocio de los restaurantes. Y lo mejor de todo, nuestro hijo, Zach, puede pasear por el vecindario recogiendo flores para su colección sin que le griten a diario.

Pero este es solo un pequeño rincón.

Un viaje rápido por el bullicioso centro de la ciudad muestra el extraordinario diseño de Freedom Tower, nuestra Ellis Island of the South. A solo un par de cuadras se encuentra nuestro nuevo Perez Art Museum Miami & # 8212 su paisaje es tan moderno e impresionante que casi ni siquiera tiene que entrar para ver la obra de arte, ya que lo que verá al aire libre lo dejará ocupado durante horas. de punta. Incluso el restaurante Verde frente al mar bajo las plantas colgantes es una experiencia.

Para mí, el centro es el punto central de nuestra ciudad, especialmente Wynwood, a solo cinco minutos al noroeste. Hace unos años, el gran difunto Tony Goldman, a quien consideraba un querido amigo, creó Wynwood Walls, un parque urbano lleno de murales de artistas de todo el mundo, y tuvo la previsión de desarrollar gran parte del área.

Se ha convertido en un refugio para los peatones amantes del arte, los viajeros internacionales y, lo mejor de todo, las familias. Nos encanta llevar a nuestro hijo a tomar un helado, pasear y echar un vistazo a su pared de flores favorita. Zak el panadero abrió sus puertas y cambió la forma en que toda la ciudad veía y comía pan y comida del Medio Oriente como la conocíamos. Y cuando el chef Brad Kilgore abrió Alter, realmente abrió nuestras mentes a una cocina completamente nueva experimentada a través de sus ojos y paladar.

Pero si bien Wynwood es increíble, no se pierda un lugar que tenga lo que considero el mejor ambiente, sonidos, cultura y ritmo. Los lugareños lo llamamos La Sawesera, Calle Ocho o La Pequeña Habana, y usted simplemente no puede evitar bailar, sonreír y quedarse boquiabierto. Domino Park es el centro de todo, donde encontrará a los lugareños jugando al dominó y al ajedrez, pero no hable, no pregunte y, por favor, no rompa su concentración, ¡confíe en mí!

Desde antes de que pudiera llegar al mostrador, he estado comiendo en Little Havana y La Camaronera Seafood Joint & amp Fish Market. Esos camarones fritos son los mejores del mundo & # 8212 sumérjalos en salsa tártara y su salsa especial de habanero y Oh hombre! Y asegúrate de probar su minuta sándwiches & # 8212 pequeños filetes de jurel fritos a la perfección absoluta entre suaves rollos de sándwich cubano con cebolla, ketchup y quién sabe qué más, pero honestamente, no te importará después de un bocado.


Vea Miami a través de los ojos de la galardonada chef Michelle Bernstein

Cuando piensas en Miami, ¿en qué piensas? ¿Un lugar para tomar el sol con una bebida helada en la mano y millas de playas de arena a sus pies? ¿Un lugar donde los ritmos del baile de salsa y los sabores internacionales crean una energía tangible y una vibrante vida nocturna? Este es el Miami que ves en las películas y escuchas en las canciones. Este es el Miami que todo el mundo conoce.

Pero Miami es mucho más que esto, especialmente cuando se trata de comida. Adelante, tómate ese pi & # 241a colada congelado, pero no te detengas ahí. Hay & # 8217s todo un mundo de cocinas, desde el Mordiscos de fusión latina que la chef Eileen Andrade está cocinando en West Kendall a kosher babka, hecho en un espacio industrial libre en el distrito de las artes de Wynwood.

Y es imposible hablar de comida y Miami en la misma conversación y no pensar en la chef Michelle Bernstein. La ganadora del premio James Beard, autora y nativa de Miami se ha ganado un gran reconocimiento por su enfoque simple pero sabroso y se ha convertido prácticamente en un nombre familiar a lo largo de los años.

Ella todavía se mantiene ocupada en la cocina con su café # 233, Crumb on Parchment, en el Miami Design District, que dirige con su esposo y socio comercial, David Martínez, y también es la presentadora del canal local 10 & # 8217s SoFlo. Taste y la serie ganadora del premio Emmy Check, Please! Florida del sur en PBS. En otras palabras, ella es una experta en la cocina del sur de Florida y una opción obvia para compartir todo lo que hay que amar de Miami.

Mi esposo y yo nos mudamos al Upper East Side de Miami hace 12 años cuando estábamos listos para abrir nuestro primer restaurante propio. Las casas en esta parte de Miami definitivamente tienen un ambiente arquitectónico más moderno, y las calles están llenas de minoristas contemporáneos y pequeños restaurantes de propiedad individual, pero aún así es increíblemente conveniente: estamos a ocho minutos del aeropuerto y a seis minutos de Miami Playa.

Encontramos un espacio perfecto que era asequible y fácil de renovar y se convirtió en Michys. Y la misma semana que encontramos un hogar para nuestro restaurante, encontramos un hogar para nosotros que estaba literalmente a cinco minutos en bicicleta de Michys. Es una pequeña casa de la década de 1930 con puertas corredizas de vidrio, árboles frutales en flor y paz, algo que realmente espera con ansias cuando esté en el negocio de los restaurantes. Y lo mejor de todo, nuestro hijo, Zach, puede pasear por el vecindario recogiendo flores para su colección sin que le griten a diario.

Pero este es solo un pequeño rincón.

Un viaje rápido por el bullicioso centro de la ciudad muestra el extraordinario diseño de Freedom Tower, nuestra Ellis Island of the South. A solo un par de cuadras se encuentra nuestro nuevo Perez Art Museum Miami & # 8212 su paisaje es tan moderno e impresionante que casi ni siquiera tiene que entrar para ver la obra de arte, ya que lo que verá al aire libre lo dejará ocupado durante horas. de punta. Incluso el restaurante Verde frente al mar bajo las plantas colgantes es una experiencia.

Para mí, el centro es el punto central de nuestra ciudad, especialmente Wynwood, a solo cinco minutos al noroeste. Hace unos años, el gran difunto Tony Goldman, a quien consideraba un querido amigo, creó Wynwood Walls, un parque urbano lleno de murales de artistas de todo el mundo, y tuvo la previsión de desarrollar gran parte del área.

Se ha convertido en un refugio para los peatones amantes del arte, los viajeros internacionales y, lo mejor de todo, las familias. Nos encanta llevar a nuestro hijo a tomar un helado, pasear y echar un vistazo a su pared de flores favorita. Zak el panadero abrió sus puertas y cambió la forma en que toda la ciudad veía y comía pan y comida del Medio Oriente como la conocíamos. Y cuando el chef Brad Kilgore abrió Alter, realmente abrió nuestras mentes a una cocina completamente nueva experimentada a través de sus ojos y paladar.

Pero si bien Wynwood es increíble, no se pierda un lugar que tenga lo que considero el mejor ambiente, sonidos, cultura y ritmo. Los lugareños lo llamamos La Sawesera, Calle Ocho o La Pequeña Habana, y usted simplemente no puede evitar bailar, sonreír y quedarse boquiabierto. Domino Park es el centro de todo, donde encontrará a los lugareños jugando al dominó y al ajedrez, pero no hable, no pregunte y, por favor, no rompa su concentración, ¡confíe en mí!

Desde antes de que pudiera llegar al mostrador, he estado comiendo en Little Havana y La Camaronera Seafood Joint & amp Fish Market. Esos camarones fritos son los mejores del mundo & # 8212 sumérjalos en salsa tártara y su salsa especial de habanero y Oh hombre! Y asegúrate de probar su minuta sándwiches & # 8212 pequeños filetes de jurel fritos a la perfección absoluta entre suaves rollos de sándwich cubano con cebolla, ketchup y quién sabe qué más, pero honestamente, no te importará después de un bocado.


Vea Miami a través de los ojos de la galardonada chef Michelle Bernstein

Cuando piensas en Miami, ¿en qué piensas? ¿Un lugar para tomar el sol con una bebida helada en la mano y millas de playas de arena a sus pies? ¿Un lugar donde los ritmos del baile de salsa y los sabores internacionales crean una energía tangible y una vibrante vida nocturna? Este es el Miami que ves en las películas y escuchas en las canciones. Este es el Miami que todo el mundo conoce.

Pero Miami es mucho más que esto, especialmente cuando se trata de comida. Adelante, tómate ese pi & # 241a colada congelado, pero no te detengas ahí. Hay & # 8217s todo un mundo de cocinas, desde el Mordiscos de fusión latina que la chef Eileen Andrade está cocinando en West Kendall a kosher babka, hecho en un espacio industrial libre en el distrito de las artes de Wynwood.

Y es imposible hablar de comida y Miami en la misma conversación y no pensar en la chef Michelle Bernstein. La ganadora del premio James Beard, autora y nativa de Miami se ha ganado un gran reconocimiento por su enfoque simple pero sabroso y se ha convertido prácticamente en un nombre familiar a lo largo de los años.

Ella todavía se mantiene ocupada en la cocina con su café # 233, Crumb on Parchment, en el Miami Design District, que dirige con su esposo y socio comercial, David Martínez, y también es la presentadora del canal local 10 & # 8217s SoFlo. Taste y la serie ganadora del premio Emmy Check, Please! Florida del sur en PBS. En otras palabras, ella es una experta en la cocina del sur de Florida y una opción obvia para compartir todo lo que hay que amar de Miami.

Mi esposo y yo nos mudamos al Upper East Side de Miami hace 12 años cuando estábamos listos para abrir nuestro primer restaurante propio. Las casas en esta parte de Miami definitivamente tienen un ambiente arquitectónico más moderno, y las calles están llenas de minoristas contemporáneos y pequeños restaurantes de propiedad individual, pero aún así es increíblemente conveniente: estamos a ocho minutos del aeropuerto y a seis minutos de Miami Playa.

Encontramos un espacio perfecto que era asequible y fácil de renovar y se convirtió en Michys. Y la misma semana que encontramos un hogar para nuestro restaurante, encontramos un hogar para nosotros que estaba literalmente a cinco minutos en bicicleta de Michys. Es una pequeña casa de la década de 1930 con puertas corredizas de vidrio, árboles frutales en flor y paz, algo que realmente espera con ansias cuando esté en el negocio de los restaurantes. Y lo mejor de todo, nuestro hijo, Zach, puede pasear por el vecindario recogiendo flores para su colección sin que le griten a diario.

Pero este es solo un pequeño rincón.

Un viaje rápido por el bullicioso centro de la ciudad muestra el extraordinario diseño de Freedom Tower, nuestra Ellis Island of the South. A solo un par de cuadras se encuentra nuestro nuevo Perez Art Museum Miami & # 8212 su paisaje es tan moderno e impresionante que casi ni siquiera tiene que entrar para ver la obra de arte, ya que lo que verá al aire libre lo dejará ocupado durante horas. de punta. Incluso el restaurante Verde frente al mar bajo las plantas colgantes es una experiencia.

Para mí, el centro es el punto central de nuestra ciudad, especialmente Wynwood, a solo cinco minutos al noroeste. Hace unos años, el gran difunto Tony Goldman, a quien consideraba un querido amigo, creó Wynwood Walls, un parque urbano lleno de murales de artistas de todo el mundo, y tuvo la previsión de desarrollar gran parte del área.

Se ha convertido en un refugio para los peatones amantes del arte, los viajeros internacionales y, lo mejor de todo, las familias. Nos encanta llevar a nuestro hijo a tomar un helado, pasear y echar un vistazo a su pared de flores favorita. Zak el panadero abrió sus puertas y cambió la forma en que toda la ciudad veía y comía pan y comida del Medio Oriente como la conocíamos. Y cuando el chef Brad Kilgore abrió Alter, realmente abrió nuestras mentes a una cocina completamente nueva experimentada a través de sus ojos y paladar.

Pero si bien Wynwood es increíble, no se pierda un lugar que tenga lo que considero el mejor ambiente, sonidos, cultura y ritmo. Los lugareños lo llamamos La Sawesera, Calle Ocho o La Pequeña Habana, y usted simplemente no puede evitar bailar, sonreír y quedarse boquiabierto. Domino Park es el centro de todo, donde encontrará a los lugareños jugando al dominó y al ajedrez, pero no hable, no pregunte y, por favor, no rompa su concentración, ¡confíe en mí!

Desde antes de que pudiera llegar al mostrador, he estado comiendo en Little Havana y La Camaronera Seafood Joint & amp Fish Market. Esos camarones fritos son los mejores del mundo & # 8212 sumérjalos en salsa tártara y su salsa especial de habanero y Oh hombre! Y asegúrate de probar su minuta sándwiches & # 8212 pequeños filetes de jurel fritos a la perfección absoluta entre suaves rollos de sándwich cubano con cebolla, ketchup y quién sabe qué más, pero honestamente, no te importará después de un bocado.


Vea Miami a través de los ojos de la galardonada chef Michelle Bernstein

Cuando piensas en Miami, ¿en qué piensas? ¿Un lugar para tomar el sol con una bebida helada en la mano y millas de playas de arena a sus pies? ¿Un lugar donde los ritmos del baile de salsa y los sabores internacionales crean una energía tangible y una vibrante vida nocturna? Este es el Miami que ves en las películas y escuchas en las canciones. Este es el Miami que todo el mundo conoce.

Pero Miami es mucho más que esto, especialmente cuando se trata de comida. Adelante, tómate ese pi & # 241a colada congelado, pero no te detengas ahí. Hay & # 8217s todo un mundo de cocinas, desde el Mordiscos de fusión latina que la chef Eileen Andrade está cocinando en West Kendall a kosher babka, hecho en un espacio industrial libre en el distrito de las artes de Wynwood.

Y es imposible hablar de comida y Miami en la misma conversación y no pensar en la chef Michelle Bernstein. La ganadora del premio James Beard, autora y nativa de Miami se ha ganado un gran reconocimiento por su enfoque simple pero sabroso y se ha convertido prácticamente en un nombre familiar a lo largo de los años.

Ella todavía se mantiene ocupada en la cocina con su café # 233, Crumb on Parchment, en el Miami Design District, que dirige con su esposo y socio comercial, David Martínez, y también es la presentadora del canal local 10 & # 8217s SoFlo. Taste y la serie ganadora del premio Emmy Check, Please! Florida del sur en PBS. En otras palabras, ella es una experta en la cocina del sur de Florida y una opción obvia para compartir todo lo que hay que amar de Miami.

Mi esposo y yo nos mudamos al Upper East Side de Miami hace 12 años cuando estábamos listos para abrir nuestro primer restaurante propio. Las casas en esta parte de Miami definitivamente tienen un ambiente arquitectónico más moderno, y las calles están llenas de minoristas contemporáneos y pequeños restaurantes de propiedad individual, pero aún así es increíblemente conveniente: estamos a ocho minutos del aeropuerto y a seis minutos de Miami Playa.

Encontramos un espacio perfecto que era asequible y fácil de renovar y se convirtió en Michys. Y la misma semana que encontramos un hogar para nuestro restaurante, encontramos un hogar para nosotros que estaba literalmente a cinco minutos en bicicleta de Michys. Es una pequeña casa de la década de 1930 con puertas corredizas de vidrio, árboles frutales en flor y paz, algo que realmente espera con ansias cuando esté en el negocio de los restaurantes. Y lo mejor de todo, nuestro hijo, Zach, puede pasear por el vecindario recogiendo flores para su colección sin que le griten a diario.

Pero este es solo un pequeño rincón.

Un viaje rápido por el bullicioso centro de la ciudad muestra el extraordinario diseño de Freedom Tower, nuestra Ellis Island of the South. A solo un par de cuadras se encuentra nuestro nuevo Perez Art Museum Miami & # 8212 su paisaje es tan moderno e impresionante que casi ni siquiera tiene que entrar para ver la obra de arte, ya que lo que verá al aire libre lo dejará ocupado durante horas. de punta. Incluso el restaurante Verde frente al mar bajo las plantas colgantes es una experiencia.

Para mí, el centro es el punto central de nuestra ciudad, especialmente Wynwood, a solo cinco minutos al noroeste. Hace unos años, el gran difunto Tony Goldman, a quien consideraba un querido amigo, creó Wynwood Walls, un parque urbano lleno de murales de artistas de todo el mundo, y tuvo la previsión de desarrollar gran parte del área.

Se ha convertido en un refugio para los peatones amantes del arte, los viajeros internacionales y, lo mejor de todo, las familias. Nos encanta llevar a nuestro hijo a tomar un helado, pasear y echar un vistazo a su pared de flores favorita. Zak el panadero abrió sus puertas y cambió la forma en que toda la ciudad veía y comía pan y comida del Medio Oriente como la conocíamos. Y cuando el chef Brad Kilgore abrió Alter, realmente abrió nuestras mentes a una cocina completamente nueva experimentada a través de sus ojos y paladar.

Pero si bien Wynwood es increíble, no se pierda un lugar que tenga lo que considero el mejor ambiente, sonidos, cultura y ritmo. Los lugareños lo llamamos La Sawesera, Calle Ocho o La Pequeña Habana, y usted simplemente no puede evitar bailar, sonreír y quedarse boquiabierto. Domino Park es el centro de todo, donde encontrará a los lugareños jugando al dominó y al ajedrez, pero no hable, no pregunte y, por favor, no rompa su concentración, ¡confíe en mí!

Desde antes de que pudiera llegar al mostrador, he estado comiendo en Little Havana y La Camaronera Seafood Joint & amp Fish Market. Esos camarones fritos son los mejores del mundo & # 8212 sumérjalos en salsa tártara y su salsa especial de habanero y Oh hombre! Y asegúrate de probar su minuta sándwiches & # 8212 pequeños filetes de jurel fritos a la perfección absoluta entre suaves rollos de sándwich cubano con cebolla, ketchup y quién sabe qué más, pero honestamente, no te importará después de un bocado.


Vea Miami a través de los ojos de la galardonada chef Michelle Bernstein

Cuando piensas en Miami, ¿en qué piensas? ¿Un lugar para tomar el sol con una bebida helada en la mano y millas de playas de arena a sus pies? ¿Un lugar donde los ritmos del baile de salsa y los sabores internacionales crean una energía tangible y una vibrante vida nocturna? Este es el Miami que ves en las películas y escuchas en las canciones. Este es el Miami que todo el mundo conoce.

Pero Miami es mucho más que esto, especialmente cuando se trata de comida. Adelante, tómate ese pi & # 241a colada congelado, pero no te detengas ahí. Hay & # 8217s todo un mundo de cocinas, desde el Mordiscos de fusión latina que la chef Eileen Andrade está cocinando en West Kendall a kosher babka, hecho en un espacio industrial libre en el distrito de las artes de Wynwood.

Y es imposible hablar de comida y Miami en la misma conversación y no pensar en la chef Michelle Bernstein. La ganadora del premio James Beard, autora y nativa de Miami se ha ganado un gran reconocimiento por su enfoque simple pero sabroso y se ha convertido prácticamente en un nombre familiar a lo largo de los años.

Ella todavía se mantiene ocupada en la cocina con su café # 233, Crumb on Parchment, en el Miami Design District, que dirige con su esposo y socio comercial, David Martínez, y también es la presentadora del canal local 10 & # 8217s SoFlo. Taste y la serie ganadora del premio Emmy Check, Please! Florida del sur en PBS. En otras palabras, ella es una experta en la cocina del sur de Florida y una opción obvia para compartir todo lo que hay que amar de Miami.

Mi esposo y yo nos mudamos al Upper East Side de Miami hace 12 años cuando estábamos listos para abrir nuestro primer restaurante propio. Las casas en esta parte de Miami definitivamente tienen un ambiente arquitectónico más moderno, y las calles están llenas de minoristas contemporáneos y pequeños restaurantes de propiedad individual, pero aún así es increíblemente conveniente: estamos a ocho minutos del aeropuerto y a seis minutos de Miami Playa.

Encontramos un espacio perfecto que era asequible y fácil de renovar y se convirtió en Michys. Y la misma semana que encontramos un hogar para nuestro restaurante, encontramos un hogar para nosotros que estaba literalmente a cinco minutos en bicicleta de Michys. Es una pequeña casa de la década de 1930 con puertas corredizas de vidrio, árboles frutales en flor y paz, algo que realmente espera con ansias cuando esté en el negocio de los restaurantes. Y lo mejor de todo, nuestro hijo, Zach, puede pasear por el vecindario recogiendo flores para su colección sin que le griten a diario.

Pero este es solo un pequeño rincón.

Un viaje rápido por el bullicioso centro de la ciudad muestra el extraordinario diseño de Freedom Tower, nuestra Ellis Island of the South. A solo un par de cuadras se encuentra nuestro nuevo Perez Art Museum Miami & # 8212 su paisaje es tan moderno e impresionante que casi ni siquiera tiene que entrar para ver la obra de arte, ya que lo que verá al aire libre lo dejará ocupado durante horas. de punta. Incluso el restaurante Verde frente al mar bajo las plantas colgantes es una experiencia.

Para mí, el centro es el punto central de nuestra ciudad, especialmente Wynwood, a solo cinco minutos al noroeste. Hace unos años, el gran difunto Tony Goldman, a quien consideraba un querido amigo, creó Wynwood Walls, un parque urbano lleno de murales de artistas de todo el mundo, y tuvo la previsión de desarrollar gran parte del área.

Se ha convertido en un refugio para los peatones amantes del arte, los viajeros internacionales y, lo mejor de todo, las familias. Nos encanta llevar a nuestro hijo a tomar un helado, pasear y echar un vistazo a su pared de flores favorita. Zak el panadero abrió sus puertas y cambió la forma en que toda la ciudad veía y comía pan y comida del Medio Oriente como la conocíamos. Y cuando el chef Brad Kilgore abrió Alter, realmente abrió nuestras mentes a una cocina completamente nueva experimentada a través de sus ojos y paladar.

Pero si bien Wynwood es increíble, no se pierda un lugar que tenga lo que considero el mejor ambiente, sonidos, cultura y ritmo. Los lugareños lo llamamos La Sawesera, Calle Ocho o La Pequeña Habana, y usted simplemente no puede evitar bailar, sonreír y quedarse boquiabierto. Domino Park es el centro de todo, donde encontrará a los lugareños jugando al dominó y al ajedrez, pero no hable, no pregunte y, por favor, no rompa su concentración, ¡confíe en mí!

Desde antes de que pudiera llegar al mostrador, he estado comiendo en Little Havana y La Camaronera Seafood Joint & amp Fish Market. Esos camarones fritos son los mejores del mundo & # 8212 sumérjalos en salsa tártara y su salsa especial de habanero y Oh hombre! Y asegúrate de probar su minuta sándwiches & # 8212 pequeños filetes de jurel fritos a la perfección absoluta entre suaves rollos de sándwich cubano con cebolla, ketchup y quién sabe qué más, pero honestamente, no te importará después de un bocado.


Vea Miami a través de los ojos de la galardonada chef Michelle Bernstein

Cuando piensas en Miami, ¿en qué piensas? ¿Un lugar para tomar el sol con una bebida helada en la mano y millas de playas de arena a sus pies? ¿Un lugar donde los ritmos del baile de salsa y los sabores internacionales crean una energía tangible y una vibrante vida nocturna? Este es el Miami que ves en las películas y escuchas en las canciones. Este es el Miami que todo el mundo conoce.

Pero Miami es mucho más que esto, especialmente cuando se trata de comida. Adelante, tómate ese pi & # 241a colada congelado, pero no te detengas ahí. Hay & # 8217s todo un mundo de cocinas, desde el Mordiscos de fusión latina que la chef Eileen Andrade está cocinando en West Kendall a kosher babka, hecho en un espacio industrial libre en el distrito de las artes de Wynwood.

And it’s impossible to talk about food and Miami in the same conversation and not think of chef Michelle Bernstein. The James Beard Award winner, author, and Miami native has garnered wide acclaim for her simple yet flavorful approach and has pretty much become a household name over the years.

She still keeps busy in the kitchen with her café, Crumb on Parchment, in the Miami Design District, which she runs with her husband and business partner, David Martinez, and she’s also the host of local Channel 10’s SoFlo Taste and the Emmy award-winning series Check, Please! South Florida on PBS. In other words, she’s an expert on South Florida cuisine and an obvious choice to share everything there is to love about Miami.

My husband and I moved to the Upper East Side of Miami 12 years ago when we were ready to open our first restaurant of our own. The houses in this part of Miami definitely have more of a modern architectural vibe, and the streets are filled with contemporary retailers and great little individually owned restaurants, but it is still incredibly convenient: We are eight minutes from the airport and six minutes from Miami Beach.

We found a perfect space that was affordable and easy to renovate and it became Michys. And the very same week we found a home for our restaurant, we found a home for ourselves that was literally a five-minute bike ride from Michys. It’s a little 1930s house with sliding glass doors, flowering fruit trees, and peace — something you really look forward to when you’re in the restaurant business! And best of all, our son, Zach, can ride around the neighborhood picking flowers for his collection without getting yelled at on a daily basis.

But this is just one little corner.

A quick drive through bustling downtown shows off the remarkable design of the Freedom Tower, our Ellis Island of the South. Just a couple blocks away is our new Perez Art Museum Miami — its landscape so modern and breathtaking, you almost don’t even have to walk inside to see the artwork, as what you’ll witness outdoors will leave you busy for hours on end. Even the waterfront restaurant Verde under the hanging plants is an experience.

For me, downtown is the center sweet spot of our city — especially Wynwood, just five minutes northwest. A few years ago, the great late Tony Goldman, whom I considered a dear friend, created the Wynwood Walls, an urban park filled with murals by artists from around the world, and had the foresight to develop much of the area.

It has become a haven for art-adoring pedestrians, international travelers, and, best of all, families — we love taking our son for ice cream, walks, and a glance at his favorite flower wall. Zak the Baker opened his doors and changed the way the whole city looked at and ate bread and Middle Eastern food as we knew it. And when Chef Brad Kilgore opened Alter, he truly opened our minds to a whole new cuisine experienced through his eyes and palate.

But while Wynwood is awesome, please don’t miss a place that has what I consider the hottest vibe, sounds, culture, and beat. We locals call it La Sawesera, Calle Ocho, or Little Havana, and you just can’t help dancing, smiling, and gawking. Domino Park is the center of it all where you’ll find locals playing domino and chess, but don’t speak, don’t ask, and please don’t break their concentration — trust me!

Since before I could reach the counter, I’ve been eating at Little Havana’s La Camaronera Seafood Joint & Fish Market. Those fried shrimp are the best in the world — dip them in tartar sauce and their special habanero sauce and oh man! And make sure you try their minuta sandwiches — little filets of yellowtail fried to absolute perfection between soft Cuban sandwich rolls with onions, ketchup, and who knows what else, but honestly you won’t care after one bite.


See Miami Through the Eyes of Award-Winning Chef Michelle Bernstein

When you think of Miami, what do you think of? A place to catch some rays with a frosty beverage in your hand and miles of sandy beaches at your feet? A place where salsa dance beats and international flavors create a tangible energy and sizzling nightlife scene? This is the Miami you see in the movies and hear about in songs. This is the Miami that everyone knows.

But Miami is so much more than this — especially when it comes to food. Go ahead and have that frozen piña colada, but don’t stop there. There’s a whole world of cuisines out there, from the Latin fusion bites that chef Eileen Andrade is cooking up in West Kendall to kosher babka, made in a spare industrial space in the Wynwood Arts District.

And it’s impossible to talk about food and Miami in the same conversation and not think of chef Michelle Bernstein. The James Beard Award winner, author, and Miami native has garnered wide acclaim for her simple yet flavorful approach and has pretty much become a household name over the years.

She still keeps busy in the kitchen with her café, Crumb on Parchment, in the Miami Design District, which she runs with her husband and business partner, David Martinez, and she’s also the host of local Channel 10’s SoFlo Taste and the Emmy award-winning series Check, Please! South Florida on PBS. In other words, she’s an expert on South Florida cuisine and an obvious choice to share everything there is to love about Miami.

My husband and I moved to the Upper East Side of Miami 12 years ago when we were ready to open our first restaurant of our own. The houses in this part of Miami definitely have more of a modern architectural vibe, and the streets are filled with contemporary retailers and great little individually owned restaurants, but it is still incredibly convenient: We are eight minutes from the airport and six minutes from Miami Beach.

We found a perfect space that was affordable and easy to renovate and it became Michys. And the very same week we found a home for our restaurant, we found a home for ourselves that was literally a five-minute bike ride from Michys. It’s a little 1930s house with sliding glass doors, flowering fruit trees, and peace — something you really look forward to when you’re in the restaurant business! And best of all, our son, Zach, can ride around the neighborhood picking flowers for his collection without getting yelled at on a daily basis.

But this is just one little corner.

A quick drive through bustling downtown shows off the remarkable design of the Freedom Tower, our Ellis Island of the South. Just a couple blocks away is our new Perez Art Museum Miami — its landscape so modern and breathtaking, you almost don’t even have to walk inside to see the artwork, as what you’ll witness outdoors will leave you busy for hours on end. Even the waterfront restaurant Verde under the hanging plants is an experience.

For me, downtown is the center sweet spot of our city — especially Wynwood, just five minutes northwest. A few years ago, the great late Tony Goldman, whom I considered a dear friend, created the Wynwood Walls, an urban park filled with murals by artists from around the world, and had the foresight to develop much of the area.

It has become a haven for art-adoring pedestrians, international travelers, and, best of all, families — we love taking our son for ice cream, walks, and a glance at his favorite flower wall. Zak the Baker opened his doors and changed the way the whole city looked at and ate bread and Middle Eastern food as we knew it. And when Chef Brad Kilgore opened Alter, he truly opened our minds to a whole new cuisine experienced through his eyes and palate.

But while Wynwood is awesome, please don’t miss a place that has what I consider the hottest vibe, sounds, culture, and beat. We locals call it La Sawesera, Calle Ocho, or Little Havana, and you just can’t help dancing, smiling, and gawking. Domino Park is the center of it all where you’ll find locals playing domino and chess, but don’t speak, don’t ask, and please don’t break their concentration — trust me!

Since before I could reach the counter, I’ve been eating at Little Havana’s La Camaronera Seafood Joint & Fish Market. Those fried shrimp are the best in the world — dip them in tartar sauce and their special habanero sauce and oh man! And make sure you try their minuta sandwiches — little filets of yellowtail fried to absolute perfection between soft Cuban sandwich rolls with onions, ketchup, and who knows what else, but honestly you won’t care after one bite.


See Miami Through the Eyes of Award-Winning Chef Michelle Bernstein

When you think of Miami, what do you think of? A place to catch some rays with a frosty beverage in your hand and miles of sandy beaches at your feet? A place where salsa dance beats and international flavors create a tangible energy and sizzling nightlife scene? This is the Miami you see in the movies and hear about in songs. This is the Miami that everyone knows.

But Miami is so much more than this — especially when it comes to food. Go ahead and have that frozen piña colada, but don’t stop there. There’s a whole world of cuisines out there, from the Latin fusion bites that chef Eileen Andrade is cooking up in West Kendall to kosher babka, made in a spare industrial space in the Wynwood Arts District.

And it’s impossible to talk about food and Miami in the same conversation and not think of chef Michelle Bernstein. The James Beard Award winner, author, and Miami native has garnered wide acclaim for her simple yet flavorful approach and has pretty much become a household name over the years.

She still keeps busy in the kitchen with her café, Crumb on Parchment, in the Miami Design District, which she runs with her husband and business partner, David Martinez, and she’s also the host of local Channel 10’s SoFlo Taste and the Emmy award-winning series Check, Please! South Florida on PBS. In other words, she’s an expert on South Florida cuisine and an obvious choice to share everything there is to love about Miami.

My husband and I moved to the Upper East Side of Miami 12 years ago when we were ready to open our first restaurant of our own. The houses in this part of Miami definitely have more of a modern architectural vibe, and the streets are filled with contemporary retailers and great little individually owned restaurants, but it is still incredibly convenient: We are eight minutes from the airport and six minutes from Miami Beach.

We found a perfect space that was affordable and easy to renovate and it became Michys. And the very same week we found a home for our restaurant, we found a home for ourselves that was literally a five-minute bike ride from Michys. It’s a little 1930s house with sliding glass doors, flowering fruit trees, and peace — something you really look forward to when you’re in the restaurant business! And best of all, our son, Zach, can ride around the neighborhood picking flowers for his collection without getting yelled at on a daily basis.

But this is just one little corner.

A quick drive through bustling downtown shows off the remarkable design of the Freedom Tower, our Ellis Island of the South. Just a couple blocks away is our new Perez Art Museum Miami — its landscape so modern and breathtaking, you almost don’t even have to walk inside to see the artwork, as what you’ll witness outdoors will leave you busy for hours on end. Even the waterfront restaurant Verde under the hanging plants is an experience.

For me, downtown is the center sweet spot of our city — especially Wynwood, just five minutes northwest. A few years ago, the great late Tony Goldman, whom I considered a dear friend, created the Wynwood Walls, an urban park filled with murals by artists from around the world, and had the foresight to develop much of the area.

It has become a haven for art-adoring pedestrians, international travelers, and, best of all, families — we love taking our son for ice cream, walks, and a glance at his favorite flower wall. Zak the Baker opened his doors and changed the way the whole city looked at and ate bread and Middle Eastern food as we knew it. And when Chef Brad Kilgore opened Alter, he truly opened our minds to a whole new cuisine experienced through his eyes and palate.

But while Wynwood is awesome, please don’t miss a place that has what I consider the hottest vibe, sounds, culture, and beat. We locals call it La Sawesera, Calle Ocho, or Little Havana, and you just can’t help dancing, smiling, and gawking. Domino Park is the center of it all where you’ll find locals playing domino and chess, but don’t speak, don’t ask, and please don’t break their concentration — trust me!

Since before I could reach the counter, I’ve been eating at Little Havana’s La Camaronera Seafood Joint & Fish Market. Those fried shrimp are the best in the world — dip them in tartar sauce and their special habanero sauce and oh man! And make sure you try their minuta sandwiches — little filets of yellowtail fried to absolute perfection between soft Cuban sandwich rolls with onions, ketchup, and who knows what else, but honestly you won’t care after one bite.


See Miami Through the Eyes of Award-Winning Chef Michelle Bernstein

When you think of Miami, what do you think of? A place to catch some rays with a frosty beverage in your hand and miles of sandy beaches at your feet? A place where salsa dance beats and international flavors create a tangible energy and sizzling nightlife scene? This is the Miami you see in the movies and hear about in songs. This is the Miami that everyone knows.

But Miami is so much more than this — especially when it comes to food. Go ahead and have that frozen piña colada, but don’t stop there. There’s a whole world of cuisines out there, from the Latin fusion bites that chef Eileen Andrade is cooking up in West Kendall to kosher babka, made in a spare industrial space in the Wynwood Arts District.

And it’s impossible to talk about food and Miami in the same conversation and not think of chef Michelle Bernstein. The James Beard Award winner, author, and Miami native has garnered wide acclaim for her simple yet flavorful approach and has pretty much become a household name over the years.

She still keeps busy in the kitchen with her café, Crumb on Parchment, in the Miami Design District, which she runs with her husband and business partner, David Martinez, and she’s also the host of local Channel 10’s SoFlo Taste and the Emmy award-winning series Check, Please! South Florida on PBS. In other words, she’s an expert on South Florida cuisine and an obvious choice to share everything there is to love about Miami.

My husband and I moved to the Upper East Side of Miami 12 years ago when we were ready to open our first restaurant of our own. The houses in this part of Miami definitely have more of a modern architectural vibe, and the streets are filled with contemporary retailers and great little individually owned restaurants, but it is still incredibly convenient: We are eight minutes from the airport and six minutes from Miami Beach.

We found a perfect space that was affordable and easy to renovate and it became Michys. And the very same week we found a home for our restaurant, we found a home for ourselves that was literally a five-minute bike ride from Michys. It’s a little 1930s house with sliding glass doors, flowering fruit trees, and peace — something you really look forward to when you’re in the restaurant business! And best of all, our son, Zach, can ride around the neighborhood picking flowers for his collection without getting yelled at on a daily basis.

But this is just one little corner.

A quick drive through bustling downtown shows off the remarkable design of the Freedom Tower, our Ellis Island of the South. Just a couple blocks away is our new Perez Art Museum Miami — its landscape so modern and breathtaking, you almost don’t even have to walk inside to see the artwork, as what you’ll witness outdoors will leave you busy for hours on end. Even the waterfront restaurant Verde under the hanging plants is an experience.

For me, downtown is the center sweet spot of our city — especially Wynwood, just five minutes northwest. A few years ago, the great late Tony Goldman, whom I considered a dear friend, created the Wynwood Walls, an urban park filled with murals by artists from around the world, and had the foresight to develop much of the area.

It has become a haven for art-adoring pedestrians, international travelers, and, best of all, families — we love taking our son for ice cream, walks, and a glance at his favorite flower wall. Zak the Baker opened his doors and changed the way the whole city looked at and ate bread and Middle Eastern food as we knew it. And when Chef Brad Kilgore opened Alter, he truly opened our minds to a whole new cuisine experienced through his eyes and palate.

But while Wynwood is awesome, please don’t miss a place that has what I consider the hottest vibe, sounds, culture, and beat. We locals call it La Sawesera, Calle Ocho, or Little Havana, and you just can’t help dancing, smiling, and gawking. Domino Park is the center of it all where you’ll find locals playing domino and chess, but don’t speak, don’t ask, and please don’t break their concentration — trust me!

Since before I could reach the counter, I’ve been eating at Little Havana’s La Camaronera Seafood Joint & Fish Market. Those fried shrimp are the best in the world — dip them in tartar sauce and their special habanero sauce and oh man! And make sure you try their minuta sandwiches — little filets of yellowtail fried to absolute perfection between soft Cuban sandwich rolls with onions, ketchup, and who knows what else, but honestly you won’t care after one bite.



Comentarios:

  1. Shakajind

    Felicito esta muy buena idea casi

  2. Gardamuro

    Creo que te equivocas. Puedo defender mi posición. Envíame un correo electrónico a PM, lo discutiremos.

  3. Voodookus

    Ingresar, hablaremos.

  4. Donny

    Te pido disculpas, pero, en mi opinión, cometes un error. Puedo probarlo. Escríbeme por PM, nos comunicamos.

  5. Mazushura

    Pido disculpas, pero en mi opinión estás equivocado. Ingrese lo discutiremos. Escríbeme en PM.

  6. Silvino

    ¡Es verdad! Creo que es una buena idea. Totalmente de acuerdo con ella.



Escribe un mensaje